1 oct. 2011

Octubre 1949

En su alazán sin freno ni montura
regresa Octubre, el de la rosa plena,
el de la vara fiel de la azucena
y un topacio de sol en la cintura.

Regresa Octubre ardiendo en la dulzura
de la asombrosa faz de la sirena
y del tritón nupcial, sobre la arena
donde quiebra la ola su aventura.

Aquí está Octubre y un ramal de llanto
contra la boca me divide el canto
en sollozo y poema oscurecido.

En la frontera de mi aurora yerta
abre este Octubre una dorada puerta
y me lastima su fulgor erguido.

Juana de Ibarbourou

No hay comentarios:

Publicar un comentario